Cthulhu en la poesía española del siglo XX

El amor, el tiempo, el folclore o las divinidades cósmicas son temas recurrentes en los grandes poetas del último siglo. Cada uno con su sello, con su estilo y su contexto; estos artesanos de las letras han dejado huella en la cultura y han regalado al mundo un legado que nos permite, a través de su lectura, entender el prisma desde el que veían el mundo. 

En este recopilatorio vamos a centrarnos en esas obras dedicadas a Cthulhu, un ser inmenso con múltiples tentáculos y piel viscosa, primigenio del caos; que de una forma u otra ha servido de inspiración a diversos artistas. Casi tanto como el primer amor o la llegada de la Primavera

Federico García Lorca (1898- 1936) fue uno de los poetas españoles con más acercamiento al Dios con cabeza de pulpo. Dicen que durante su estancia en Nueva York tuvo relación con algunos círculos ocultistas que influyeron definitivamente en su manera de entender el tiempo y el espacio. Recientemente se ha descubierto que durante su estancia en La Gran Manzana firmó algunas de sus obras con el seudónimo de Federico García Lovecraft. Su obsesión por Cthulhu se acentúo al regresar a Andalucía, etapa en la que escribió en una de sus obras más conocidas: Guadalcthulhu (1930).

Los primigenios oscuros a Sevilla se acercan.

Guadalquivir abierto.

Anchos sombreros grises,

largas capas lentas.

¡Ay Cthulhu, que en el Guadalquivir acechas!

Las referencias de la poetisa madrileña Gloria Fuertes (1917 – 1998) a la divinidad del caos son bastantes más confusas y han generado cierto debate entre los académicos. Se podría decir que su poesía casi siempre estaba enfocada a niños y tenían cierta sensibilidad social. No obstante, algunos de sus textos han llamado la atención de los estudiosos de las ciencias oscuras. 

Las alarmas la disparó En el árbol de mi pecho (1977), cuya primera lectura en un colegio público de Lavapiés hizo llorar a todos los niños del aula e incluso provocó un par de desmayo, además una niña de siete años salió corriendo despavorida y se encontró desorientada en Leganés horas después.

En el árbol de mi pecho, 

hay un pájaro encarnado. 

Cuando te veo se asusta,

aletea, lanza saltos.

En el árbol de mi pecho, 

hay un pájaro encarnado.

Cuando te veo se asusta,

¡Oh, morador del pantano!

Rafael Alberti, Luis Cernuda o incluso Machado son otros de los poetas a los que se le conocen obras de esta naturaleza, pero ¿de dónde viene esta obsesión de los poetas por la oscuridad cósmica y sus primigenios? 

Probablemente de ciertos libros prohibidos que circulan por círculos secretos de gente culta. Aunque es imposible seguir el rastro en el tiempo ya que algunos pequeños poemas datan de hace mucho tiempo y, sin autor conocido, han pasado a ser parte de nuestro folclore.

POEMA POPULAR I (Anónimo)

Si tu madre es una rosa

y tu padre es un clavel

tú eres Cthulhu,

Guardián de R’lyeh

POEMA POPULAR II (Anónimo)

El sol alumbra el monte

El río baja al mar

Ph’nglui mglw’nafh Cthulhu 

R’lyeh wgah’nagl fhtagn

Curro Demasiadohttp://putosmodernos.com
Profesional del marketing hasta que le mordió un humorista radioactivo. Ahora se dedica a las redes, creatividad y redacción batallera en PutosModernos.

Más cosas