Contrato de compra-venta de alma al diablo

Yo________________________, notario colegiado y ministro de satán, también conocido como, lucifer, demonio, diablo, malote, putin, la bestia, belcebú, luzbel, mefistófeles, belial, samael, satanás y demás.

Doy fe por el presente contrato de compra-venta de alma perteneciente a  mortal mayor de edad (o menor representado legalmente por su progenitor/a o por el correspondiente representante legal válidamente acreditado) de que:

Habiéndose reunido por una parte, el vendedor/a de su alma, y declarándose éste a su vez mortal a todos los efectos. Y por la otra parte, satán, también conocido como lucifer, demonio, diablo, malote, putin, la bestia, belcebú, luzbel, mefistófeles, belial, samael, satanás y demás (en adelante, Rodrigo, “es el mercado, amigo”) en el día ejem. 16/08/2020 (deberá encontrarse por lo menos un 6 en la fecha de celebración de contrato) y en el municipio de ejem. Lanzarote (deberá rimar con malote) y sonando en estos momentos y en bucle  el “part one” del “tubullar bells” de Mike Oldfield.

Hago constar que:

Tanto Rodrigo, “es el mercado, amigo”, en condición de comprador del alma, como ___________________  en condición de vendedor/a, han acudido por su libre voluntad y sin haber sido coaccionados de ningún modo. En el caso de Rodrigo “es el mercado, amigo”, (en adelante, Rodrigo), ni por exorcismo de ninguna clase (incluyéndose aquí los mítines fachos celebrados en cualquiera de sus vertientes y lenguas terrenales), ni por el uso de la tabla ouija (ya sea de fabricación industrial, artesanal o de papelitos), ni por la escucha prolongada de cualquier brote psicótico musicalizado de tam-tam go. Pudiendo haberse producido éstos tanto de forma independiente como al unísono.

Quedan sometidos por el presente contrato, a las condiciones de venta del alma por parte del mortal, y a la compra de ésta por parte de Rodrigo (en adelante, rodri), regidas por los siguientes artículos:

1.- El/la vendedor/a entregará su alma al rodri de forma irreversible, no pudiendo exigir su devolución bajo ningún concepto ni en ningún caso.

2.- El rodri deberá aceptar ésta en todo caso, salvo si se encontrara obsoleta, falsificada o hubiera sido duplicada.

3.- El/la vendedor/a tendrá derecho a que le sea concedido un deseo de cualquier naturaleza y/o capricho por parte de rodri, quedándole totalmente prohibida al susodicho la negación, posposición o sustitución del expreso deseo.

4.- La concesión del deseo deberá producirse en un plazo máximo de diez días laborales a partir de la fecha de celebración del contrato.

5.- Una vez vendida el alma por parte del vendedor/a y aceptada ésta en forma de compra por el rodri, quedará el alma a disposición de la voluntad de la parte compradora a todos los efectos y por los siglos de los siglos, amén.

Sergio Lambruschini
Sergio es actor, director de teatro y humorista en ciernes (Iván Palomino). Escribe por encargo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Más cosas