Vallehermoso del Circuelo: donde todos quieren morir

Dicen que los caminos del señor son inescrutables. De eso puede dar buena fe Evaristo Belmonte, exitoso comediante de la escena Drag madrileña conocido como Chichi Meneas, al que el amor llamó a la puerta de su Opel Astra una mañana de abril de 2019.

El afortunado se llamaba Fernando Díez. Era el dueño de la funeraria Nuevo Alba en Vallehermoso del Ciruelo y estaba en una gasolinera cercana a su pueblo cuando vio el faro frontal del coche de Evaristo fundido. Sin dudarlo golpeó levemente su ventana, pero ni las 6 dioptrías de miopía que les separaban pudieron evitar un flechazo a primera vista.

Un café de máquina más tarde, Fernando y Evaristo presintieron cómo su vida daría un giro de 180 grados. A Fernando le encantaba la elocuencia y el humor ácido de Evaristo, y a Evaristo la inocencia incandescente en la cara de Fernando con cada comentario picantón. 

Pasaron ese día, esa semana y ese mes juntos. El éxito puede ser hermoso, pero ¿no lo es aún más el verdadero amor? Eso debió pensar Evaristo, que decidió entonces retirarse de los escenarios y mudarse con “su Ferni”. Sus allegados dudaban de la decisión y de qué iba a hacer en ese pueblo de secano alejado de la mano de Dios. Estaba claro que colgaría la peluca, pero con lo que no contaba nadie es que su futuro laboral se encontraría en la mismísima funeraria Nuevo Alba. Sí amigos, Evaristo Belmonte se convirtió entonces en el maquillador favorito de los fallecidos. Su trabajo de contouring y reconstrucción hacía que muchos de ellos dejasen su mejor cara al estirar la pata. Nunca se habían visto cadáveres tan bellos. Una honra con capas de Max Factor al “parece que está dormidito”. Siempre se dice que cuanto más joven, más pena da que mueras, así que los 20 años que te quitaba Evaristo de encima, hacían las delicias de todos aquellos que buscaban un extra de llantos y lamentaciones. No había un testamento en el que no quedase registrada la petición estrella: a caja abierta y con estilismo de la Chichi. Fue así como gente de los alrededores se acercaba a los tanatorios de Vallehermoso del Ciruelo para ver al más puro Fashion Week sus últimos trabajos. Hoy sigue siendo el tanatoestético más cotizado de la España peninsular, pero a Evaristo ya no le importa la fama, solo estar junto a Fernando y, con una unión así, parece que ni la muerte los va a poder separar.

Cris Pintoshttps://crispintos.com/
Cris Pintos es copywriter y ha trabajado en campañas para El País, Idealista, Renfe, Lego, Prisa Radio...

Más cosas

Oferta irrechazable de una ONG

Opiniones

Tarde de domingo