Fermín Hernández

Es ingeniero converso de profesión pero hace cosas de vocación. Toca en grupos pop de Madrid y pervierte su Instagram escribiendo hasta el límite de caracteres al pie de fotos cada vez más borrosas.

El guapo y el malo soy yo