Presentación de Sergi Pi Garcia: excreativo de Mr. Wonderful


Buenas tardes, compañer@s de Ratachillona, hace tiempo que tenía ganas de escribiros, de hecho, llevo varias semanas con este mail en borradores con miedo a enviarlo, pero el miedo, si no lo alimentas, muere de hambre, y de sus restos brota la valentía, así que aquí estoy.

Hasta hace poco, menos dos meses, era creativo de Mr. Wonderful. Fui despedido de manera totalmente improcedente debido a que, según mi exjefa, era demasiado pesimista y mi mensaje no correspondía con la filosofía de la empresa. Creo que llegó a decir que era hasta ofensivo.

Como ya le expliqué, los últimos meses han sido un poco complicados para mí: mi pareja me dejó, se llevó a Ale y a Gría, nuestras dos gatas, se llevó también a Ganas y a Devivir, los dos cobayas que compramos (lo sé, no hay que comprar animales), y hoy me ha escrito para decirme que mañana o pasado vendrá también a por Mimo y Tivación, dos lechuzas albinas que rescatamos una noche en un camino boscoso de Collserola.

No creáis que me tomé mal el despido, para nada, acepté como buenamente pude la explicación de mi superior, aunque no compartiese su punto de vista, recogí de los cajones de mi escritorio todas las sonrisas que tenía guardadas y me fui de la oficina repartiéndolas entre mis compañer@s.

Os escribo porque actualmente estoy sin trabajo y quería compartir con vosotros el material que generé en mis últimos días como creativo de Mr. Wonderful, por si os sirve de algo, por si los queréis publicar y, de paso, hacerme un poco de publicidad, ya que, sinceramente; necesito trabajar.

Si no os convencen lo puedo entender, como os decía, mi última etapa como creativo fue una escalada sin cuerda y descalzo por las resbaladizas paredes de la soledad, pero estas líneas zarparon en el barco de mi alma y navegaron por el mar de la verdad con la intención de llegar al puerto de vuestros corazones.

Muchas gracias por vuestra atención y por vuestra labor. Sigamos haciendo que nuestras almas rían y las carcajadas retumben y derrumben los muros de la tristeza y la negatividad. El mundo nos necesita.

– Esta noche brillas más que las estrellas y la Luna, ya verás tú la puta factura de la luz.   

– “No puedo” solo son dos palabras, y “Me cago en mi puta vida” son solo seis.

– Si esta mañana no sabes qué ponerte, mírate en el espejo y ponte una sonrisa. Y deja de ponerte esas camisetas con mensajes graciosos porque como sigas por ese camino vas a morir solo y sin follar.

– “Quiero” y “Puedo” son un binomio inseparable, no como tus padres, que no se aguantaban desde que tenías tres años, pero les daba cosa que crecieras en una familia desestructurada y aguantaron hasta que cumpliste los dieciocho.

– Entierra a “Tristeza” y a “Soledad” en el agujero del olvido, junto a tu madre, tu abuela y tu perro Tom, que no desapareció: murió de un tumor en agosto de 2019.

Sergi Pi Garcia
Cocinero que, en medio de una pandemia mundial, decide dejar su trabajo para retomar el sueño de ser guionista y dedicarse a la comedia. Ha colaborado en "El matí i la mare que el va parir" de Ràdio Flaixbac. Dadle trabajo, que escribe mejor que toma decisiones.
Artículo anteriorCarta abierta a Stevie Wonder
Artículo siguienteTarde de domingo

Más cosas

Oferta irrechazable de una ONG

Opiniones

Tarde de domingo