Monográfico sobre el vídeo de presentación del Nuevo Gimnasio Sergio Ramos by John Reed compartido por en Twitter por El Partidazo de COPE

(Este texto no es inédito sino que se envió como newsletter exclusiva a los suscriptores de El Mundo Today)
Hace dos semanas España y el mundo descubrieron, gracias a un vídeo publicado por la cuenta de Twitter El Partidazo de COPE, las instalaciones recién inauguradas del nuevo gimnasio que ha abierto el exjugador del Real Madrid en la capital de España. El vídeo tiene una relevancia informativa de primer orden: el Nuevo Gimnasio Sergio Ramos by John Reed (en adelante el NGSRJR) se ha convertido de golpe en el principal interés de quien escribe, que dedicará todo su futuro profesional a analizar y divulgar todo lo que tenga que ver con el NGSRJR.
Hace dos semanas España y el mundo descubrieron, gracias a un vídeo publicado por la cuenta de Twitter El Partidazo de COPE, las instalaciones recién inauguradas del nuevo gimnasio que ha abierto el exjugador del Real Madrid en la capital de España. El vídeo tiene una relevancia informativa de primer orden: el Nuevo Gimnasio Sergio Ramos by John Reed (en adelante el NGSRJR) se ha convertido de golpe en el principal interés de quien escribe, que dedicará todo su futuro profesional a analizar y divulgar todo lo que tenga que ver con el NGSRJR.

La emergencia climática, el auge del fascismo, el bitcoin, la pandemia, la salud mental y las criptomonedas son temas que pasan a un segundo plano ante ante el nacimiento del NGSRJR, pues abre una nueva era en España. La Era Ramos. Su carrera futbolística palidece al lado del Templo Impío que ha construido.

Este artículo pretende analizar frame a frame el vídeo compartido por El Partidazo de COPE, un vídeo de menos de dos minutos de duración y que, sin embargo, está lleno de imágenes icónicas. Hablamos de momentos que contienen todo el pathos de la humanidad en cada imagen, en cada detalle…

Es un gimnasio que parece concebido para un público objetivo muy concreto: todos los personajes de Nicolas Cage… a  la vez… entrenando… para una Battle Royal en la que se enfrentarán unos a otros y de la que solo sobrevivirá… no el más fuerte, sino el más loco.

Pero, por favor, por favor… acompañadme por este viaje… Es por aquí…
Oh, sí, oh sí… Empezamos por lo que tendemos que es ¿una tienda de ropa? Por qué no. Aquí, Nuestro Señor Sergio Ramos (The Big Ramos, Mister R., el todo el uno, la bestia blanca) entendemos que vende ropa que muy posiblemente no esté diseñada por él mismo pero que, seguramente, lo estará en algún momento. Si nos fijamos en la parte derecha de la pantalla, podemos ver que la pared está hecha, obviamente, de oro.

Probablemente los menos crédulos de vosotros pensaréis que  no es oro. Dejadme que os diga que estáis absolutamente equivocados. ¿Por qué no habría de ser oro? ¿Es que Nuestro Señor Sergio Ramos se merece menos? ¿Es que los clientes del NGSRJR se merecen menos? Claro que no, claro que no. Es oro, evidentemente.

¿Cuáles son los motivos por los que una persona querría comprar ropa en un gimnasio? Pues hay muchos, por ejemplo:

1. Le han crecido tanto los músculos que la ropa que ha traído ahora le va pequeña

2. Tras dos horas en el NGSRJR ha renacido y ahora, convertido claramente en una persona superior, aborrece el tipo de persona que era antes y necesita ropa nueva.

3. Ha tenido un desgraciado incidente y se le ha enganchado el pantalón en el engranaje de la bicicleta estática y ahora está desnudo.

4. Su ropa actual está cubierta, por algún motivo, de sangre (cosa que ocurre muy a menudo en el NGSRJR aunque nadie todavía sabe muy bien por qué)

5. No puede recuperar su ropa original porque está en las taquillas y ahora es incapaz de alcanzarla porque alguien se ha llevado  la escalera. (Esto se explica más adelante)

Los lectores más audaces se habrán dado cuenta de que en todo momento se hablará de los clientes del establecimiento como «hombres» y nos referiremos a los mismos en masculino. Esto se debe a que entendemos que el NGSRJR está pensado por y para hombres. En concreto, por y para hombres muy parecidos a Sergio Ramos o, en su defecto, a Nicolas Cage (o, en el mejor de los casos, a Nicolas Cage interpretando a Sergio Ramos).

Todo el trabajo que ha hecho el feminismo intentando agotar la masculinidad tóxica ha quedado reducido a la nada, pues del NGSRJR emana suficiente masculinidad, toxicidad y violencia como para alimentar 10 nuevos siglos de patriarcado.

Pero, por favor, sigamos avanzando que solo llevamos 2 segundos de vídeo y queda mucho por ver.
La cámara o móvil se eleva un poco y vemos las CUATRO SERPIENTES. Estos ¿reptiles? tienen cuernos de carnero y están muy enfadados. Su boca está abierta y en la misma se aprecian sus amenazantes colmillos y su inmunda lengua. ¿Pueds oírlas? Están susurrando tu nombre…

¿Qué son estas serpientes? Por supuesto, son asientos.

Pero no lo llamemos asientos: son tronos.
(Por favor, obsérvese la pintura de la pared derecha, no se aprecia pero claramente incluye algún tipo de deidad)

Una persona inocente podría pensar que estos asientos son er… ¿probadores? Y están pensados para que los clientes del gimnasio-boutique puedan probarse calzado y pantalones o simplemente descansar. Evidentemente, no sirven para eso. En esos cuatro sillones se sientan los Venerables Culturistas del gimnasio que son los que con sus capciosas preguntas y pruebas físicas valorarán a los candidatos que quieran apuntarse al NGSRJR.

En la web del gimnasio se puede apreciar mejor la finura de estas esculturas y la maldad que de las mismas emana. También se puede ver cómo se convierten en un confortable trono para los jueces que dirán «apto» o «no apto y debe ser sacrificado».

¿Cae sangre de las bocas de los monstruos si el candidato resulta ser apto? Evidentemente, pues así es como se bautiza a los Iniciados.
¿Es de oro la pesada mesita auxiliar que hay junto a los tronos? Lo repetimos: sí.

Y, por supuesto, en el NGSRJR hay una barra de bar, ¿para qué cojones querría ir nadie al gimnasio si no hay un bar? Sergio Ramos ha pensado en todos estos detalles porque él, como deportista de élite, ha estado en los mejores gimnasios del mundo y conoce todos sus defectos. Al fin ha tenido la oportunidad de corregirlos y construir el Gimnasio Definitivo OK-DEF4.
Hay una cosa que tienes que tener clara: Sergio Ramos está harto de las paredes. Las odia con toda su alma.

¿Una pared blanca? El horror.

¿Una pared lisa? Inimagilable: hay que ponerle cosas o parecerá de pobres.

No hay una sola pared normal en el NGSRJR. Si hay una superficie lisa, ¿por qué no cargarla de cosas, tengan o no significado o utilidad? Hay algunas paredes cubiertas de cadenas de oro y otras cubiertas de cadena de plata. Y esta, la de la foto, está formada por cadenas de plata y tiene un mensaje hecho de luz en el que pone el nombre del dueño (SERGIO RAMOS) y el nombre de la persona que le ha estafado decorando el local (JOHN REED).

En este gimnasio se ha cometido un crimen y el criminal ha decidido dejar pistas de su autoría proyectando su nombre, sin vergüenza alguna, en una de las paredes.

Pero, por favor, sigamos, sigamos…
Bueno, claramente Sergio Ramos odia este pasillo, porque es muy austero. Demasiado austero.

Es un pasillo que para él muy posiblemente parezca del Tercer Mundo o de la Edad Media. ¿Por qué no hay esculturas de serpientes en este pasillo? Probablemente pusieron una en algún momento, pero comprobaron que entonces no se podía pasar y el pasillo dejaba de ser un lugar de paso, así que tuvieron que quitarlas.

Ramos se ha tenido que conformar con hacer que el techo tenga MUCHÍSIMA LUZ y que el suelo sea de color rojo. Esa tonalidad resulta muy útil porque así será más fácil limpiar la sangre de los múltiples sacrificios rituales que se van a llevar a cabo en el gimnasio.

¿Qué es lo que hay, por cierto, tras esa ventanita que se ve a la izquierda? Por algún motivo, a nosotros nos gusta pensar que está Pablo Motos, pero no tenemos datos para confirmarlo.
Aquí hay un dispositivo electrónico que posiblemente cumpla una función maléfica y tenga un lector de retina que obligará a John Wick a arrancarle el ojo a un esbirro para poder pasar a la siguiente fase. ¿John Wick? Sí, John Wick.

Todo en el NGSRJR parece diseñado para ser el escenario de John Wick 4: Gymnasium.

Nótese, una vez más, el rojo marmóreo del suelo.
Leds, muchos leds.

En 2021 vivimos en una auténtica Edad de Oro de las luces led. Si no fuera por el hecho de que en el NGSRJR viven una auténtica Edad de Oro del… bueno, del oro.
Las taquillas están un poco altas. ¿Why? Because Fuck You, that’s why.

El NGSRJR no va a perder ni una sola oportunidad de convertirte un Hombre Ramos, en un Superhombre… y si abrir una taquilla y hacerla ÚTIL se convierte en un reto, tanto mejor.

Uno no va al NGSRJR para quejarse y hacerse el pusilánime y llevar una vida fácil. A un Iniciado le queda claro enseguida que la Vía Ramos es la vía del dolor, del sufrimiento. ¿Eres un Inferior o eres un Superior?

Si eres un Superior, no te importará que la taquilla esté inútilmente alta, simplemente sabrás cómo usarla. 
Más neones y… ya casi estamos a punto de atravesar el umbral para llegar al Núcleo, al gimnasio-en-sí, el lugar en el que tiene lugar el Sufrimiento. El sitio en el que los Iniciados entran siendo Hombres e inician su Metamorfosis.

Pero antes, un vistazo a lo que claramente es la representación de otra deidad pagana: dos carneros con las cabezas enfrentadas formando una casi-esvástica. Cabrones dándose cabezazos… toda una declaración de intenciones del tipo de ritos que uno encontrará tras el Umbral.

¿Has pensado alguna vez en lo que es vivir dentro de un tatuaje? El NGSRJR lleva ese sueño febril a la realidad. Si una hada convirtiera la espalda de Sergio Ramos en un edificio, sería muy parecido a lo que es el NGSRJR y toda su simbología llena de cuernos, serpientes, caballos… ¿Caballos? Todavía no hemos visto caballos.

Oh, espera, espera, adelante, adelante… Ahora veremos los caballos…
Por supuesto, el techo de la zona de máquinas tiene las mismas lámparas que el Titanic, algo que tiene toda la lógica del mundo, o quizá no.

Y esto es una constante del NGSRJR: hay mucha luz. MU-CHÍ-SI-MA LUZ por todas partes. ¿Sabéis por qué? Pues porque es cara.

Todos sabemos lo mucho que les gusta a los millonarios alardear de las cosas caras y lujosas. Lo hemos visto con las paredes de oro y lo comprobamos ahora, de forma incluso más contundente, con la luz eléctrica.

Aquí no nos tomamos nuestro trabajo (analizar y, sobre todo, entender el NGSRJR) a la ligera y nos habíamos propuesto contar todas las bombillas que aparecen en el vídeo para ofrecer un dato exacto, pero no hemos sido capaces de hacerlo. Por tanto, quedaos con con que hay demasiadas. Y de todos los colores posibles.
Jaulas.

Puede parecer una detalle meramente decorativo, pero muchos estaríamos más tranquilos si la gente que está en los gimnasios estuviera en jaulas, así que aquí tengo que darle una nota positiva al NGSRJR. Ya sea para evocar cierta masculinidad industrial, ya sea para acostumbrar a su público a la cárcel, lo cierto es que hay rejas por todas partes. Y eso está bien.

Pero… ¿qué es lo de la pared? Est. est hy8 oh… es esto el… ¿es el infierno? ¿Esa pared tiene un enorme ventanal que se asoma al infierno mismo A̷̠̯͌̀L̵̤̘̙̱͙̳̑̓̈́͠ ̵̡̠̥̺̠̆̕͘Ï̴̢̛̲̠͈̫͔̞̈́͒͒͊N̵̡̦͇̝͎̺̪͙̂̈̊̏͝F̶̥̗͗͂̐̕ͅỈ̸̧͙͉̞̣E̸͍̯̰̯͕͗̆̓̑͒Ŗ̸̫͕̫̭͇͎̣̇̈̅̑͐̀N̵̛͇͒̀͒̈́̎͋O̷̢̲̟̙͔͒̈́̐͑̈̄ͅ ̴̛̲͕̹̞̣̣́͛͝M̵̲̠̒Ḯ̴̯̼̻̆ͅS̶̼͔̟͉͈̻̀̈́̈̉M̶̧̩͍͕͚̰̈́͋́̽̂O̸̡̰̞̿̈́̏͂̍͑̎͋
̷̻͈̍̓̋͌͠͠
̶͚̭̪̳͔͕̈́I̴̻̪͉͛͂̅̏̍̒͠ͅṆ̶̢͙̭̥̩̜̓͌̀̔̂̆͋̏F̷̞̳͙̝̹̄̐̃̐̓̿͜͝Ȉ̴̘̮̑̑E̷̥͛̾R̷̜̠̤̋͊̌͝M̷̡̭̮̥̭͈̆͑̆͑̍̃̚O̶̢͍̖̠͙̪̅̊̎̊̀͆ͅ?̸̘̞̜͋
Sí, efectivamente: magma, monstruos.

Todos los cultistas culturistas que han sido iniciados en la vía Ramos saben perfectamente que irán al infierno porque no son buenas personas y por eso se están entrenando: se van a enterar esos demonios.

¿Satán? Satán no conoce a Furia (señala su bíceps derecho) ni a Perdición (señala su bíceps izquierdo).
Por supuesto, frente a esa jaula con máquinas, hay otra jaula con máquinas. En este caso, se puede apreciar a una serpiente jurásica o algo así. Es difícil saber si los motivos de las paredes representan un pasado remoto o el futuro al que se dirige la humanidad.

Nota adicional: imagínate pasar por ahí, escuchando los gritos, el ruido mecánico y los bufidos de los Iniciados entrenándose para el Fin del Mundo.

¿Cómo puede parecer tan poco saludable un gimnasio?
Tras las jaulas con máquinas, pesas y más y más y más lámparas.
Antes de continuar, el cámara mira hacia atrás (claramente porque está tan interesado como nosotros en lo que está viendo y su incredulidad se transmite a su estilo de realización). Aquí podemos apreciar que esa estampa misma del infierno es en realidad un póster loquísimo con cocodrilos. Cocodrilos de color rojo.

Al fondo puede verse una estantería con con lo que posiblemente sean más deidades o trofeos de Sergio Ramos. En cualquier caso, lo que se aprecia ahí es más oro.

Ah, no, espera, hemos encontrado una foto en su web: lo que hay son libros.
Tiene sentido.
Eso que se ve al fondo son dos filas de cintas de correr. Si bien otros gimnasios apuestan por poner las cintas de correr mirando hacia la calle o, al menos, ponerlas todas mirando en la misma dirección para que los corredores no crucen sus asustadas angustiadas ojos… en el NGSRJR han pensado que eso es un error.

Como decíamos: aquí uno viene a sufrir y, sobre todo, a ser consciente de su propio sufrimiento y del de los demás.

Los Iniciados de las cintas corren unos frente a otros, como si quisieran alcanzarse y fundirse en un abrazo para pensar un plan de huida de ese infierno, pero nunca podrán llegar a tocarse, porque están sobre cintas de correr permanentemente inmóviles. ¿El tormento de Sísifo? Nada comparado con el de estos corredores, pues Sísifo al menos no tenía a otro Sísifo enfrente de su puta cara, viéndole sudar.
Pero no os penséis que los corredores están compitiendo unos con otros… no. Los corredores están compitiendo contra caballos, pues eso es lo que hay en los bajorrelieves (claramente provenientes de una ciudad perdida del Amazonas descubierta por un Ramos con sombrero y látigo).
En este conjunto escultórico lo que hay son hombres y caballos corriendo unos frente a otros, porque los Superhombres no compiten con otros hombres, compiten contra la naturaleza misma, contra Dios.

Bueno, y ahora llega la zona de los Hombres de Verdad: los sacos de boxeo.
Lo que hemos visto hasta ahora no es entrenar-entrenar, porque no hay contacto. Golpear sacos es el auténtico deporte, dado que es lo que más se parece a golpear a una persona. Tanto es así, que Sergio Ramos ha insistido en que los sacos de boxeo estén muy juntos unos junto a otros porque quiere que… Bueno, claramente quiere que sus clientes se peguen entre sí. Y sus clientes, admitámoslo, están deseando pegarse.

De hecho, han venido a eso.

Y ahora veremos la última sala que muestra el vídeo, el último nivel, la pantalla final en la que nos enfrentaremos al final boss: un mamadísimo Sergio Ramos que intentará matarnos primero disparándonos y después a puñetazos.
¿Qué es esa ventana que se ve a la derecha? Pues es lo que llevabas todo este rato esperando: la cabina del DJ. Evidentemente, en el NGSRJR hay un pinchadiscos poniendo música todo el rato. Y tú sabes perfectamente qué tipo de música es la que está sonando por los altavoces: la banda sonora de Blade II

Es una pena que el vídeo no muestre muchas de las zonas reservadas con las que segurísimamente cuenta el gimnasio como…

– la zona VIP, un poco elevada y con cristales tintados desde la que Sergio Ramos observa a sus culturistas cultistas y selecciona a los mejores ejemplares como si fuera Saruman criando a Uruk Hai

– La Crypta*, una zona con una decoración aún más gótica, aún más terrorífica y con muchos más neones y que será donde repose el cuerpo de Sergio Ramos una vez él traspase su alma inmortal a un cuerpo más joven

– La capilla a Lord Gorgoroth

(*Nótese que «Crypta» está escrita con «y» porque remite también a las cryptomonedas, dado que en el NGSRJR se aúna la estética del esoterismo de toda la vida con la de los bitcoiners.)

Entre las «zonas reservadas» que no se muestran en el vídeo está la «sala de orgías» porque eso es todo el gimnasio (primer sábado de cada mes).

Quiero cerrar este artículo con dos fotografías de su web (web que tiene, lógicamente, música atronadora y que es toda roja y negra y tiene serpientes que salen de la pantalla y te disparan sujetando una pistola con la boca). La primera es esta:
Porque creo que merece la pena ver a buena calidad la cabina del DJ y la pared construida con todos los altavoces del rastro de Madrid.

Como hemos dicho antes, Sergio Ramos odia la simpleza de las paredes y pondrá en ellas lo que haga falta para huir de su estúpida llaneza.
Y esta fotografía, en miniatura y a baja resolución, de los vestuarios, donde se puede ver a una suerte de ídolo de ORO al que no le podemos ver el rostro y que será, muy probablemente, la bestia que invocarán los Iniciados una vez logren acumular suficiente energía vital como para despertar de su letargo al monstruo que nos devorará a todos y que permitirá a Sergio Ramos sumir al mundo en las tinieblas… Pues nada odia Ramos más que la luz del Sol. ¿Sabéis por qué? Porque con la luz del sol no se pueden ver los leds de color rojo. A veces hace falta oscuridad para poder ver la auténtica luz. Bueno, y porque de la estética del gimnasio se deduce que es un vampiro y que todos los clientes serán vampiros. 

¡Hasta la próxima, sergioramers!
Kike Garcíahttp://www.elmundotoday.com
Kike García (Motilla del Palancar, 1957) és un dels creadors de El Mundo Today, on escriu articles, i col·labora en mitjans com El País i Cadena Ser. Ha publicat dos llibres: Historia, el libro i Constitución Española. Com a còmic té tres discos de comèdia: Live at La Llama Store, Un señor bajito i Lo mejor de Félix el gato. Ha actuat a llocs de prestigi com YouTube i el Festival Cruïlla. És soci de la Llibreria La Llama Store i actual editor de Ratachillona.

Más cosas