La normativa de uso que leí en la piscina de mi barrio

Normativa para los usuarios y usuarias de la piscina (en adelante “lxs usarxs”)

Obligaciones de lxs usuarxs de carácter general 

  1. Hacer un uso respetuoso de las instalaciones y de cualquier elemento que se facilite desde el establecimiento para el desarrollo de las actividades
  2. Simular ser una persona capaz de sostener una rutina aunque requiera esfuerzo y constancia
  3. Seguir las indicaciones e instrucciones del personal de servicio
  4. Identificarse al momento de acceder a las instalaciones y siempre que se lo requiera, confesando los verdaderos motivos por los cuales se está allí 
  5. Esputarle a todo el personal que se sufre de trastornos de ansiedad aunque este no pertenezca al ámbito de la salud mental ni tenga mucho que aportar al respecto
  6. Colaborar en la limpieza y el mantenimiento de las instalaciones durante el uso de las mismas
  7. Ser capaz de fingir indiferencia y normalidad ante el hecho de ducharse junto a otros cuerpos adultos desnudos 
  8. Respetar los horarios de funcionamiento
  9. Fantasear con que pagar una cuota que vale mucho más de lo que su bolsillo se pueda permitir tiene todo el sentido porque eventualmente redundará en salud física y mental
  10. Abonar puntualmente la cuota

Condiciones de acceso a la piscina 

  1. El público asistente deberá ajustarse a los días y horas que establezca la dirección del centro para el funcionamiento o cierre de las instalaciones
  2. Las entradas puntuales solo permiten un único acceso a la piscina, comunicado en tiempo y forma previamente
  3. Queda prohibido utilizar el traje de baño ese que te regaló tu madre hace años ya, que transparenta por el desgaste de la tela en varias zonas y que convengamos aprieta de manera notoria en otras tantas
  4. El establecimiento se reserva el derecho de admisión y/o cierre de las instalaciones en caso de alcanzar el aforo máximo o de faltar al anterior apartado
  5. Lxs usuarxs deberán abrirse en cuerpo y mente a los métodos didácticos que los monitores crean convenientes ese día en función de cómo venga el viento y de los recursos emocionales vigentes
  6. La dirección del centro se reserva el derecho de modificar o anular los horarios de utilización de las instalaciones cuando las circunstancias lo demanden
  7. Lxs usuarxs con vulva deberán someterse al escrutinio de una depilación brasileña incluyendo zona perianal

Derechos de lxs usuarxs

  1. Realizar las actividades para las cuales tengan autorización dentro del establecimiento
  2. Ensayar un sentimiento de superioridad para con otrxs usuarxs que quizás dominen un poquito menos la técnica de nado, todo en aras de engrosar un ego magullado por vaya a saber uno qué condiciones históricas, anímicas y/o/u ambientales
  3. Envidiar la técnica de la gente profesional
  4. Fantasear sexualmente con los cuerpos desnudos que le circundan siempre que quede disimulado bien pudiendo limitarse a un sueño diurno sin más
  5. Formular reclamaciones, quejas o sugerencias en relación con el servicio aunque no así para con el aspecto de otros cuerpos desnudos
  6. Procesar a su tiempo contradicciones con aquello de la perianal después de haberse pasado un verano dando la chapa sobre el yugo patriarcal de la depilación
  7. Solicitar información sobre el funcionamiento o la gestión de las instalaciones
  8. Soñar con que su psicólogo o psicóloga adoptase las mismas técnicas que el monitor de piscina cuando grita “¡más tranquila! ¡¡¡más tranquila!!!” confiando ciegamente en que cuantas más veces y más fuerte lo grite tanto más efectiva será la orden operando de manera directa en el inconsciente
Rocio Marchetti
Rocío Marchetti es argentina y por eso vive en Barcelona. Licenciada en guion obtuvo luego un máster en estudios de cine y por eso se le da muy bien estar en el paro de manera serial. Está cansada de explicar que su fobia a las tortugas es un miedo irracional. Es alérgica a la penicilina, la psicomagia y la francofilia.

Más cosas