Gatetes del mundo, ¡Uníos!

Un sindigato es una organización de felinos, formada para proteger los derechos y promover los intereses de sus miembros en lo que respecta al pienso, las latitas de mousse y los mimos. Los sindigatos son creados por gatetes, integrados por gatetes y están concebidos para beneficiar a los gatetes.

Los sindigatos a menudo reúnen a mininos de un grupo en particular, como por ejemplo, el gato siamés.

Un sindigato debería ser:

Independiente de la influencia del humano, las compañías del IBEX 35 u otros animales

Democrático en su funcionamiento, de tal manera que sus miembros tengan maullido y voto a patita alzada en las actividades del sindigato 

Transparente, a fin de que los miembros del sindigato puedan ver a qué marcas de pienso se destinan sus cuotas

¿En qué consiste la labor de un sindigato?

Cuando el humano reconoce al sindigato, éste último puede realizar negociaciones colectivas, es decir, negociar con el humano un acuerdo sobre las golosinas y las horas de sueño. Algunos sindigatos proporcionan otros servicios a sus miembros, tales como camitas acolchadas y el suministro de hierba gatera. Cuando sea necesario, los sindigatos pueden organizar huelgas o realizar otro tipo de reivindicaciones, como querer salir al balcón y, al cabo de un segundo, querer volver a entrar.

¿Qué debo esperar de un sindigato?

Según el Código de Buenas Prácticas del M. I. C. H. I., los sindigatos del gato europeo común deberían proporcionar a sus miembros los servicios mínimos que figuran a continuación: 

  • Un chip de socio
  • Diez minutos de mimos al día, como mínimo
  • Recambio de juguetes cuando estén gastados
  • Esclavo que limpie el arenero
  • Asistencia veterinaria con cualquier reclamación que surja de un convenio colectivo firmado por el sindigato, como la asistencia en la resolución de peleas por celos, los arañazos por jugar fuerte con otro gatete, o la gestión de reclamaciones por no dormir las 16 horas correspondientes.

Algunos sindigatos proporcionan servicios y prestaciones adicionales a los gatos de angora y/o a las personas a su cargo, tales como:

  • Prestaciones de pienso de gama alta y chuches 
  • Asistencia en peluquería y pedicura, con cepillados diarios
  • Agua directamente del grifo a demanda
  • Atención médica y/u odontológica

¿Qué más debo saber sobre la afiliación a un sindigato?

Cuota de socio:

Como miembro de un sindigato usted debería pagar una cuota de socio calculada en minutos de ronroneo. La cuota varía de un sindigato a otro.

Actividades políticas:

Los sindigatos pueden realizar actividades políticas, como ejercer presión o realizar campañas para promover el rascado de muebles, o la red en el balcón para poder tomar el sol.

Libre y democrático:

Un sindigato debería ser libre e independiente de los humanos y debería ser administrado de manera democrática. Los dirigentes del sindigato deberían ser elegidos por los miembros de forma democrática después de haberse lamido los genitales unos a otros.

Algunos humanos crean sindigatos para intentar disuadir a los gatos ferales de afiliarse a otros sindigatos legítimos. En algunos países los gobiernos crean sus propios sindigatos por motivos similares. Esos sindigatos se denominan a veces “sindigatos amarillos”. La afiliación a un sindigato amarillo, ya sea de una protectora privada o patrocinada por el Estado, ofrece realmente muy poca protección a los gatetes.

Todos los sindigatos afiliados a la M. I. C. H. I. deben ser libres y democráticos y deben observar los principios establecidos en los estatutos. Si desea consultarlos o afiliarse a un sindigato, haga una croquetita y maúlle tres veces para acceder a los enlaces correspondientes.

Más cosas

Oferta irrechazable de una ONG

Opiniones

Tarde de domingo