Cinco tipos de tíos con los que no hay que liarse

¿Estoy escribiendo esto con el corazón recién roto? Sí.

¿Afecta eso a la objetividad del siguiente manifiesto? Por supuesto.

Chicos, chicas, chiques, después de años de investigación en el campo de follar con gente, he venido a traeros la guía definitiva de GENTE CON LA QUE NO HAY QUE LIARSE.


1. Directores de cine.

Ojo con esta especie, recién salidos de la escuela o con unas películas a sus espaldas. Es una criatura muy imaginativa, te atraerá con los conocimientos adquiridos por una vida de pitchings de ascensor, y acabarás viendo y compartiendo hasta los videos de la comunión de su sobrino.

Es posible que en la primera cita ya te nombre todos los certámenes en los que ha estado (la mayoría en pueblos deshabitados), y llegarás a casa con una ETS, y un enlace a su Vimeo e IMDB.

Por supuesto solo le interesará tu vida lo suficiente para rascar material para un corto, al fin y al cabo las ideas no crecen en los árboles.

2. Actores.

Un poco en la línea de la especie anterior, a esta le sumaremos que te haga opinar sobre su acting en un episodio de Centro Médico, y te ghosteará si no le dices que tiene el talento de Daniel Day-Lewis.

Si tenéis algo más duradero, se liará con todas sus compañeras del Teatro, pero te dirá que es normal y que estás exagerando. Él es un alma libre y su cuerpo un lienzo.

3. Cómicos.

Ojo con decir que quieres alguien que te haga reír, en cuanto te despistes, tendrás media polla dentro. Utilizará todas tus desgracias para sacar material, y cuando quieras algo más que veros cuando a él le apetezca, te dirá que eres una chica maravillosa, divertida y guapísima, pero que prefiere que seáis solo amigos.

Al fin y al cabo no eres menor de edad, por mucho que te depiles el coño.

4. Magos.

Vamos a ver, si te tengo que convencer de que no folles con alguien que te saca una moneda de la oreja, es que eres una persona muy perdida en la vida.

Si se gana la vida entreteniendo a niños y es su vocación, quizás le gustan más de lo legalmente permitido.

Supongo que está bien si lo que quieres es que te saque un ramo de flores del culo en pleno polvo, o se consiga correr dentro hasta llevando un preservativo.

5. Contables.

Sinceramente, quien quiera dedicarse a la contabilidad ya está muerto por dentro. Es imposible que no te duermas en la primera cita, esperemos que al menos no aproveche para meterte mano, siendo la única cita que ha tenido en años.

En ningún caso, esta lista pretende atacar a personas que han pasado por mi vida y, en concreto, mi coño.


Dedicado a Carlos, José, Xavi, Luís y Blas.

Jennifer Van de Voorde
Dice ser guionista y directora de cine, pero nadie ha visto nada suyo. Cada año promete a sus amigos que probará el stand up. Adicta a la sensación de vacío.

Más cosas